jueves, 9 de septiembre de 2010

Culturas Maya: de guerreros, comerciantes y sacerdotes


En la selvas guatemaltecas y la península de Yucatán, tomando también parte de lo que hoy es Belice, Honduras y El Salvador, se desarrolló una de las "grandes civilizaciones precolombinas": Los Mayas.
Partimos de la base de considerar a los mayas como una de las grandes civilizaciones precolombinas, entendiendo civilización como una forma de organización compleja.
Y si, lo complejo a su vez se puede definir por una multiplicidad de factores que intervienen en hechos sociales, entonces se nos vuelve bastante complicado (y tal vez hasta peligroso, por el reducionismo que comporta) hacer una división tajante entre las formas de organización política, social, económica.
Sin embargo, y pesar de tanto preámbulo... lo haremos... Con un objetivo didáctico, intentaremos simplificar tanta complejidad...
Los mayas se organizaron políticamente en un conjunto de diferentes ciudades que no contaban con una centralización estatal; se trataba de ciudades-estados, a la manera de las antigua Grecia (polis ateniense o espartana).
Cada estado estaba gobernado por un halach uinic ,“verdadero hombre” cuyo cargo hereditario. Sus funciones eran dirigir la política interior y exterior, percibir impuestos y cumplir con funciones militares y religiosas. Era asesorado por jefes locales, regionales, sacerdotes y consejeros especiales.
El batab era un jefe local encargado de asegurar la marcha correcta de su villa, dirigir a sus soldados y encargarse de los asuntos locales. No percibía impuestos, a pesar de representar al halach uinic.
Las funciones menores eran los tupiles, encargados de hacer respetar la ley.
El jefe militar era el nacom, elegido por un periodo de tres años.

En el Multepal o gobierno confederado, cuyas ciudades hegemónicas fueron primero Chichén Itzá y después Mayapán, el gobierno se ejecutaba por medio de varias personas a la vez, quienes se consideraban “hermanos”. Cada uno de los integrantes del consejo de gobierno (Multepal) recibía el título de Ah Tepal.

Después de la destrucción de Mayapán (1451) la península de Yucatán se fragmentó en 16 ó 17 provincias independientes llamadas Kuchkabal.
Cada Kuchkabal tenía su capital, donde residía el Halach Wíinik ó Halach Uinik (Hombre verdadero), quien tenía autoridad militar, judicial y política.
Cada Kuchkabal se dividía en Batabilo ‘ob (Batabil en singular) que estaban regidas por funcionarios de alto rango. Llamados Batabo ‘ob (Batab en singular). Los Batab le rendían fidelidad al Halach Wíinik y a veces eran sus familiares.
A su vez, Batabil estaba dividido en varias Kuchkteel o unidades residenciales. Esta unidad organizativa residía en un pueblo y estaba dividido en familias extensas. Sus líderes se reunían en un consejo para solucionar los asuntos de gobierno y, según parece, el Batab también formaba parte de ese consejo.
Los consejos de cada Batabil estaban integrados por los representantes de los intereses de las familias: ah k’ ulo ‘ub (ah k’ ul en singular) y los representantes nombrados por el Batab: ah kuch cabo ‘ob (ah kuch kob en singular).
Los kuchtabal de Hocaba y Calotmul no tenían Batabes, sino que el segundo nivel de gobierno era ejercido por los Holpop, funcionarios nombrados por las cabezas familiares de las kuchteelo ‘ob.

El Halach Uinik era el sumo sacerdote de cada kuchkabal. Le seguía en categoría el Ahaw Kan May o Ah K’in May. Los sacerdotes regulares se llamaban: ah k’in, los sacrificadores: ah nakom, los que profetizaban: chilan, otros sacerdotes de menor grado: chako’ob y en el Yucatán moderno son los hmen. Los líderes o capitanes guerreros se llamaban Nakom, aunque el Batab también tenía alto rango militar.

En las tierras altas de Guatemala, el gobierno quiché estaba a cargo de los Ah Pop y el gobierno de los cakchiqueles a cargo de cuatro funcionarios llamados Ago, aunque dos de ellos ejercían el poder verdadero: el Ahpotsots’il y el Ahpoxahil.
Fuente: Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada